arroz con cristales

Publicado el 21 de Noviembre, 2012, 12:35



Tras haber vivido en varios países y viajado por otros tantos, he elaborado una teoría por la que, modestamente, considero se me debería conceder el Premio Nobel de Economía (o, como mínimo, ser nominado), por su gran exactitud, enorme fiabilidad y fácil aplicación: ni Producto Interior Bruto, ni renta per cápita de los ciudadanos, ni Índice de Precios al Consumo, …lo que verdaderamente marca la pauta en cuanto al nivel de desarrollo y la riqueza de un país es el estado que presentan sus aceras. En China, segunda potencia económica mundial, y en quince años primera, según auguran todos los estudios macroeconómicos, dicho estado, a día de hoy, es sencillamente atroz.