arroz con cristales

Abril del 2012


Publicado el 10 de Abril, 2012, 11:31



Una de las cosas que me parece más difícil del chino es recordar las "palabras de medida" que van asociadas a cada objeto. Una palabra de medida es aquella que se interpone entre el número (un, dos, cuarenta y tres, cinco mil quinientos treinta,…) y el objeto en sÍ (espejo, papagayo, brújula, oficinista…) cuando queremos expresar una cierta cantidad de unidades de algo en particular.

El español tiene muy pocas (a bote pronto, sólo se me ocurre "racimo", que puede ir asociado a flores, uvas, plátanos… o "par", que utilizamos para contar cosas dobles que forman una unidad, como zapatos, gafas, tijeras, medias, guantes…). En el chino, por el contrario, hay cientos de ellas y las categorías que hacen que un objeto lleve asociada una palabra de medida u otra son de lo más poéticas. Por ejemplo, la palabra se utiliza para contar las cosas que son más largas que anchas, sinuosas y que cuando se doblan, lo hacen formando curvas. Es decir, a efectos de utilización de esa palabra de medida en concreto, pertenecen a la misma categoría un cable, una serpiente, un río, una bufanda, un cabello, una anguila o una carretera. También se utiliza para contar perros, no sé muy bien por qué.

Ahora empiezo a comprender por qué la enciclopedia "Emporio celestial de conocimientos benévolos" de Borges, en la que los animales se dividían en : "a) pertenecientes al Emperador, b) embalsamados, c) amaestrados, d) lechones, e) sirenas, f) fabulosos, g) perros sueltos), h) incluidos en esta clasificación, i) que se agitan como locos, j) innumerables, k) dibujados por un pincel finísimo de pelo de camello, l) etcétera, m) que acaban de romper el jarrón, n) que de lejos parecen moscas", era china.