arroz con cristales

Publicado el 25 de Diciembre, 2011, 7:24



El chino es, sin la menor duda, el pueblo más jugador del mundo (a decir verdad, a los chinos no hay un vicio que se les resista). En cada esquina, se organiza una timba callejera en la que, por supuesto, el dinero juega un papel fundamental. Lo que tiene de especial la que se ve en la imagen es precisamente algo que no se aprecia en la misma (siempre he creído que en esa mentira que nos permite desvelar y comprender la verdad, a la que llamamos arte, lo más importante es precisamente lo que no se percibe si no lo que se sólo se intuye). Lo que tiene de especial esta partida, como decía, es que cada uno de los jugadores tiene en su espalda un par de preciosas alas blancas, por lo que podría decirse que es una partida de ángeles. Ángeles que, por ser también chinos, hacen trampas de vez en cuando.