arroz con cristales

Publicado el 6 de Mayo, 2011, 8:22



Ayer, mientras paseaba por uno de los muelles de la bahía de Hong Kong, se acercó a mí una mujer, me entregó una carta y se lanzó al mar. Esto, que pudiera parecer el comienzo de una novela,  fue tan real que aún no tengo claro que haya ocurrido de verdad y, si no fuera por la fotografía póstuma que tuve el valor de hacerle antes de que desapareciera para siempre entre  las verdes aguas, juraría que todo ha sido producto de mi imaginación. En la carta, supongo que cuenta los motivos que le llevaron a tomar esa decisión,…y digo supongo, porque no la pienso traducir y leer las razones por las que alguien decide acabar con su vida, hasta el mismo día en que presienta que finaliza la mía propia.