arroz con cristales

Publicado el 15 de Abril, 2011, 13:55



Para Maribel.

Al lado de la cantina donde a diario voy a cenar, vive una familia compuesta por el padre, la madre y un niño de unos tres años. En China sigue vigente la "ley de un único hijo", por lo cual, es la familia tipo de este país. Lo que ya no es tan normal, es que todos sus miembros tengan encima de la cabeza una especie de aura, una luz, una lengua de fuego,… en fin,  algo que a un católico le parecería, a todas luces (nunca mejor dicho), una manifestación del Espíritu Santo. Ellos (a los que el Espiritu Santo les suena más o menos lo mismo que a David Bisbal la "reducción fenomenológica") no le dan la menor importancia al hecho, y la única inconveniencia que le ven al asunto es que por la noche siempre andan desvelados con tanta luz. A mí (que ya me he acostumbrado al milagro y tampoco le doy mucha importancia), como sus cantoneses nombres no se me acaban de quedar, les llamo José, María y Jesús al niño y ellos se mueren de risa. Acompaño de una fotografía de María viendo la televisión para que luego no me digan que me lo invento todo.