arroz con cristales

Publicado el 8 de Marzo, 2011, 7:06

A los chinos les priva prohibir, lo llevan en la sangre. Ver a un chino prohibiendo es como ver a Zidane bajando un balón con el pecho: algo natural.  Yo creía que la ciudad prohibida estaba en Pekín (que ahora se llama Beijing) pero, en realidad, toda es China es una enorme ciudad prohibida. No se puede entrar en Facebook, ni en Youtube, (páginas que son vitales para la formación del espíritu humano como cualquiera sabe).Eso sí, tienen sus propias versiones chinas y como potencialmente puedes hacer comentarios profundos de esos tipo "estás que lo tiras guapíxima, muchos bechitos" a las fotos de mil seiscientos millones de amigos, pues tema solucionado. En mi estudio, cada vez que quieres entrar en una carpeta que no es el proyecto en el que estás trabajando, sale la típica ventana de Windows con el mensaje de : ACCESS DENIED (en realidad , es una medida muy buena,  a ver si te vas a poner a perder el tiempo trabajando en los  proyectos de los demás. Cuando tenga mi propio estudio, la pienso adoptar). A veces me siento como la pobre Gong Li en "La linterna roja", siguiendo normas completamente absurdas que ni los propios censores se han parado a pensar y que justifican unicamente por la antigüedad de las mismas; porque así ha sido, así será.

Me pregunto si un país tan habitado puede ser una democracia y la respuesta es sí, ahí está para demostrarlo India; a pesar de su sistema medieval de castas y de que la mayoría de la población es analfabeta. Reconozco que India no es el mejor ejemplo de democracia pero sinceramente creo que el país del futuro es India y no China, entre otras cosas, porque cualquiera puede decir más o menos lo que le venga en gana y no hay esa obsesión por reprimirlo todo. 

Como digo, creo que lo de prohibir se debe a un rasgo idiosincrático de los chinos que les viene de lejos, de mucho más lejos que el comunismo . Ahora que están empezando a viajar, me parece increíble que cuando vuelven a su país, se reintegran al Facebook chino en el que no pueden contactar con los amiguitos que han hecho allende los mares (o instalan un VPN para saltarse lo que llaman "la nueva Gran Muralla", pero a los chinos, que son miedosos por naturaleza, no les hace mucha gracia saltarse las normas). Personalmente es la primera vez que vivo en una dictadura y me doy cuenta de lo afortunado que soy no habiendo nacido solo 20 ó 30 años.  Lo más curioso de todo es que a la gente que la padece tampoco parece importarles demasiado. En más de una ocasión he escuchado decir a mi padre que los españoles, en general, estaban encantados con Franco y que se quejaban cuatro, y yo aquí tengo más o menos esa misma sensación. Sinceramente no lo entiendo.